Blog

Entrevista a Mónica Carrasco con el libro que acaba de publicar

Publicada en el periódico Hoy

MÓNICA CARRASCO BLÁZQUEZ | JURISTA Y ESCRITORA

«Si en un hospital te dicen que no saben qué ha pasado puede ser una negligencia»

La escritora acaba de publicar ‘Los mensajes de Chloe’, donde cuenta su calvario hasta que se reconoció que perdió una hija por una mala praxis médica.

A finales del año pasado, en los periódicos y agencias se publicaba una noticia con el titular: «Indemnizan a los padres de una bebé que murió en el parto». En los textos de la información se referían a la madre con las iniciales M. C. B., para contar su sufrimiento de cuatro años hasta que se reconoció que había perdido una hija, que debía haber nacido sin problemas, por una negligencia médica.

Esa madre, M. C. B., es la abogada cacereña Mónica Carrasco Blázquez, que ahora ha publicado el libro ‘Los mensajes de Chloe’, en donde cuenta su experiencia. Ha decidido usar la escritura para sentirse mejor, igual que hizo su padre, el escritor Indalecio Carrasco, de Jaraíz de la Vera, que fue alcalde de Viandar de la Vera de 1983 a 1987.

–¿Cómo se encuentra?

–Llevo seis años que no se los deseo a nadie. Mi padre se murió el 27 de febrero de 2015, y entonces busqué tener otra hija. Yo siempre quise tener dos hijas…ahora una está conmigo y la otra la tengo en el cielo. Al quedarme embarazada no hice el duelo de mi padre y ahora afronto los dos duelos, el de mi padre y el de mi hija, y me cuesta mucho salir adelante.

–¿Pensaron que su hija había muerto por negligencia médica?

–Sí. Cuando alguien pregunta ‘¿qué ha sucedido?’ y te dicen ‘no sabemos qué ha sucedido’, es evidente. Si en un hospital te dicen que no saben qué ha pasado, es muy probable que sea una negligencia. Cuando han atendido bien al paciente te lo explican todo, y las complicaciones también. Mi libro empieza con ese ‘no sabemos qué ha sucedido’. Luego el libro recuerda mi infancia en La Vera, en el pueblo con mis padres. Después cuento lo sucedido en el hospital y el calvario judicial, que yo llamo la crucifixión, porque durante un tiempo todo el mundo está en tu contra.

–Estuvieron años pleiteando. Debe ser duro.

–Nuestros familiares pusieron una denuncia en la comisaría de Móstoles, y en el juzgado no nos llamaron para ratificar la denuncia. Se incumplió así un derecho fundamental que tiene la víctima. Primero fuimos por la vía penal; pero al archivarse fuimos por la vía civil.

–¿Por qué escribió el libro?

–Mi libro no solo es una denuncia de lo mal que hacen las cosas en algunos hospitales. También es una reivindicación ante el mal funcionamiento de la Administración de Justicia desde mi punto de vista de jurista.

Las víctimas silenciadas no dejan de contactar conmigo, y a las que digo que hay que denunciar porque las negligencias son evitables.

Mónica Carrasco vive en Madrid con su familia, y siempre que puede vuelve a Extremadura.

«Cuando la echo de menos voy a ver las encinas de Boadilla del Monte, que me recuerdan a mi tierra. Espero poder ir pronto a Cáceres para ver a mi madre y además me gustaría presentar allí el libro».