Post Concienciación

Reflexión en nuestro proceso penal

Sentimos que en nuestra causa penal nos han entretenido con un curso exprés de derecho procesal penal.

Lamentamos haber sido marginados en el proceso penal. Como verdadera contraparte del responsable del daño no hemos sido parte en el proceso. Esta sorprendente paradoja, nos ha acompañado durante toda la causa judicial.

Lamentamos no poder intervenir contra la inercia de la acusación pública. Hemos sido sometidos sin información previa a una duración limitada en el tiempo -seis meses- sin posibilidad de prórroga para la investigación preliminar.

Lamentamos no haber sido participes en la causa penal. Sabemos que existen muchas acciones que pueden ser ejercidas desde el principio del proceso, pero no nos han ofrecido participar. No hemos formado parte del proceso y no se han protegido eficazmente nuestros Derechos procesales.

Solo nos quedó nuestro Derecho a realizar nuestra propia investigación. En particular hemos aprendido a buscar información acerca de nuestros Derechos en el proceso penal, a quejarnos contra la inercia del Ministerio Fiscal, a investigar la causa a fondo, a reclamar e interponer multitud de quejas que por cierto olvidaron dar respuesta, a recordarles sus competencias como sucedió con el asunto del Registro Civil.

Solo requeríamos protección con mayor intensidad por ser víctimas identificadas por el tipo de delito sufrido. Con mucha educación trasladamos el siguiente mensaje:

“A algunas de las personas que han intervenido en nuestra causa judicial penal, les deseamos la misma Justicia que ha recibido nuestra hija Chloe».