Post Concienciación

Márcale un alto a la violencia obstétrica

Indignación y Deshumanización, no encontramos otras expresiones para describir este asunto.

La violencia obstétrica es considerada una vulneración de los derechos humanos

Es aquel trato irrespetuoso y ofensivo que se ejerce contra la mujer en proceso de gestación, al momento de dar a luz y en el postparto por parte del equipo de salud. No solo viola los derechos de las mujeres a una atención respetuosa, sino que también amenaza sus derechos a la vida, a la salud y a la integridad física y moral.

La Asamblea General de Naciones Unidas aprobó la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer establece que los Estados Miembros      ( entre ellos, España) adoptarán todas las medidas apropiadas para eliminar la discriminación contra la mujer en la esfera de la atención médica , asimismo deberán proporcionar servicios de maternidad sin riesgos.

¿Qué ocurre? Que esta es la teoría, y no se hace nada para cambiar esta situación abusiva.

Se deben tomar medidas apropiadas para eliminar la deshumanización en la atención sanitaria en el embarazo y en el parto.

En mi caso tengo dos hijas, en mi primer embarazo escuche palabras ofensivas, y recibí maniobras innecesarias ( técnica de Hamilton)  pero lo peor lo sufrí el día del parto donde tuve que soportar que una matrona me dijera: “Te pondré la epidural, cuando se te quité la sonrisa de la boca”.

En mi segundo embarazo escuche comentarios groseros, y en el parto lamentablemente sufrí la peor experiencia de mi vida y la cesárea más deshumanizada del mundo porque lamentablemente mi hija falleció. Ese mismo día del parto escuche , entre risas, decir a la profesional sanitaria: “ Tienes a la niña casi en la boca”.

No cabe duda de que esta mujer debió callar, actuar y atender adecuadamente a mi hija Chloe que pedía auxilio, en lugar de torturarnos y de atendernos de forma tan deshumanizada. Lo más alarmante es que esta falta de calidad humana y respeto en la atención médica la recibí por parte de mujeres.

Necesitamos un cambio estructural y que el sistema de salud garantice un trato más respetuoso a las mujeres.

Es momento de parar la violencia obstétrica, sea en España u otro país.